EL SOFRITO DE TOMATE LA SALSA PERFECTA PARA CUIDAR TU SALUD

sofrito saludable

Ya sabíamos que el sofrito de tomate, la salsa mediterránea que alegra muchos de nuestros platos ayuda a cuidar nuestra salud, lo que aún no sabíamos es que  cocinar a fuego lento tiene muchas ventajas y, algunas de ellas, acaban de ser contrastadas por la ciencia. Según un estudio publicado en la revista Food Research International, cocinar un sofrito de tomate y cebolla durante una hora potencia la producción de moléculas beneficiosas para la salud.

Los autores del estudio son un equipo de investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) y de la Universidad de Barcelona. Su trabajo demuestra por primera vez los efectos positivos de la sinergia entre los distintos ingredientes del sofrito de tomate y sus efectos en la producción de isómeros del licopeno (moléculas similares pero con distintas propiedades), que es el carotenoide más presente en el tomate, responsable de su color rojo, con capacidad antioxidante y que no se destruye al cocinarlo.

El estudio, publicado en la revista Food Research International, concluyó que preparar la salsa de forma reposada, con un tiempo de cocción cercano a la hora, y añadir cebolla están relacionados con una mayor producción de 5-Z-licopeno, 9-Z-licopeno y 13-Z-licopeno, beneficiosos por su capacidad antioxidante y a los que se atribuye un efecto protector frente al cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

La doctora Rosa María Lamuela-Raventós, investigadora de la Universidad de Barcelona y del CIBEROBN ha comentado: “Este es un estudio novedoso porque casi no existen investigaciones científicas que aborden el tema de los efectos del cocinado en la salud. Nuestro objetivo fue evaluar cómo el procesado casero del sofrito de tomate y las sinergias entre los distintos ingredientes, como el aceite de oliva virgen extra, cebolla y ajo, que se usan para elaborar esta salsa típica mediterránea, interactúan y aumentan la presencia de los carotenoides”.

Para estudiar cómo la suma de estos ingredientes potencian los efectos beneficiosos que ya tienen por separado, los investigadores utilizaron un diseño vectorial completo. De este modo, analizaron la contribución de cada alimento al aumento de carotenoides en el sofrito y determinaron si era posible mejorar su presencia en relación al tiempo de cocción y las sinergias de los componentes. El análisis reveló la presencia de nueve tipos de carotenoides y sus isómeros, registrando su nivel más alto con la cebolla y con un cocinado de 60 minutos.

Cada uno de los ingredientes de esta salsa por separado tienen magnificas propiedades. El tomate, fuente de carotenos, sobre todo si está cocinado o triturado, ha demostrado tener efectos beneficiosos sobre los niveles de colesterol y la presión sanguínea, y ser un aliado frente al cáncer de próstata. A la cebolla y al ajo, también presentes en esta receta, se les atribuyen bondades frente a las enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes y cáncer, por su contenido en polifenoles. El aceite de oliva virgen extra, rico en ácido oléico, polifenoles y vitamina E, es otro de los ingredientes estrella de esta salsa.