¿UTILIZAS ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA PARA COMPLEMENTAR OTROS TRATAMIENTOS COSMÉTICOS?

cosmetica_web

El aceite de oliva virgen y virgen extra resulta ideal como tratamiento de uso tópico y complementario de numerosos tratamientos cosméticos, bienestar y medicina estética. Es útil tanto en aplicaciones de choque tras sesiones de tratamientos más agresivos (peeling, láser, etc.) como de mantenimiento para conseguir los niveles óptimos de colágeno de nuestra piel. Por tanto, se prolongan los buenos resultados conseguidos tras los tratamientos.

Los beneficios estéticos del aceite de oliva virgen o virgen extra son innumerables, es un poderoso antioxidante natural rico en vitaminas E y K y en ácido oleico (ácido graso esencial). Por lo tanto, resulta un extraordinario cicatrizante, hidratante y regenerante. Además de ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y a sintetizar el colágeno. Por estos motivos te animamos a utilizarlos si realizas algunos de estos tratamientos:

Manicuras y pedicuras: Si aplicamos directamente aceite de oliva sobre las cutículas resecas o masajeamos las uñas con aceite, conseguiremos que luzcan más sanas e hidratadas. También nos facilitará la tarea de deshacernos de los dichosos pellejitos, por lo que su uso a la hora de realizar manicuras y pedicuras debe tenerse en cuenta.

Tratamientos hidratantes: El aceite de oliva es útil para tratamientos hidratantes de cabina, para restaurar los niveles naturales de humedad de la piel y devolverle su elasticidad natural. Se suelen aplicar en cremas y se masajea la piel para que el producto penetre. Es aconsejable utilizar estos tratamientos con periodicidad entre semanal y quincenal, en función del estado de la piel de la paciente.

Tratamientos exfoliantes: Puede emplearse en tratamientos de cabina para exfoliar la piel después del verano, por ejemplo, en los que al mezclar el aceite de oliva con azúcar exfoliamos la piel muerta pero sin dejar de cuidarla e hidratarla gracias a las propiedades del aceite.

Masajes terapéuticos: Son especialmente tonificantes y reafirmantes debido al poder antioxidante natural del aceite de oliva, que le devuelve a la piel su luz y su tonicidad perdida. Se recomiendan realizar con una periodicidad semanal o mensual dependiendo si son de choque o de mantenimiento.

Tratamientos posláser o pospeeling: El alto poder regenerante y cicatrizante del aceite de oliva lo convierten en un producto ideal para aplicar en cremas después de tratamientos agresivos, como el láser o los peelings, hasta que notemos que la piel se regenera por completo.

Radiofrecuencia facial y corporal: Los tratamientos de radiofrecuencia favorecen la producción natural de colágeno, pero sus resultados mejoran si además los combinamos con buenos hábitos para después de las sesiones, como aplicar cremas ricas en aceite de oliva en las zonas que deben tratarse. Al prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y sintetizar el colágeno, se fijan los buenos resultados obtenidos tras el tratamiento.

Carboxiterapia con CO₂: Uno de los usos más demandados de la carboxiterapia es el tratamiento de las estrías. Complementar estas sesiones con cremas y aceites ricos en ácido oleico resulta esencial. El poder cicatrizante del aceite de oliva virgen tras la sesión de inyecciones de CO potencia aún más efectos de la carboxiterapia en el tratamiento de las estrías.

FUENTE: Mercacei.