LA DIETA MEDITERRÁNEA Y LA REPRODUCCIÓN ASISTIDA

plantilla_web

Una nueva investigación ha encontrado que las mujeres que siguen una dieta “mediterránea” en los seis meses previos a un tratamiento de reproducción asistida tienen una posibilidad significativamente mayor de quedarse embarazadas y tener un nacimiento exitosos que las mujeres que no llevaban ese régimen de alimentación.

Los investigadores, dirigidos por el profesor asociado Nikos Yiannakouris, en el Departamento de Nutrición y Dietética de la Universidad Harokopio de Atenas, (Grecia), preguntaron a las mujeres sobre su dieta antes de someterse al tratamiento de fecundación in vitro (FIV) y encontraron que aquellas que comían más vegetales frescos, frutas, granos integrales, legumbres, pescado y aceite de oliva, y menos carne roja, registraban un 65-68 % más de probabilidades de lograr un embarazo y un nacimiento exitosos en comparación con las mujeres con la menor adherencia a la dieta mediterránea.

El estudio, publicado en la revista ‘Human Reproduction’, se centró en los patrones de la dieta en lugar de nutrientes individuales, alimentos o grupos de alimentos. Se evaluó la dieta de 244 mujeres a través de un cuestionario de frecuencia de alimentos cuando se inscribieron en una Unidad de Concepción Asistida en Atenas, (Grecia), para su primer tratamiento de fecundación in vitro. En el cuestionario se les preguntó sobre la frecuencia con que comían ciertos grupos de alimentos en los seis meses anteriores; los resultados dieron a las mujeres una puntuación MedDiet, que varió de 0 a 55, con notas más altas que indican una mayor adherencia a la dieta mediterránea.

En el estudio se dividieron a las mujeres en tres grupos según su puntuación MedDiet: el primer grupo obtuvo calificaciones entre 18 y 30, el segundo obtuvo puntuaciones de 31 a 35 y el tercer grupo obtuvo entre 36 a 47 puntos. Los investigadores encontraron que, en comparación con las 86 mujeres del grupo de puntuación más alto, las 79 mujeres del grupo puntos más bajos presentaban tasas de embarazos significativamente menores (29 % frente al 50 %) y nacimientos exitosos (26,6 % frente al 48,8 %).

Cuando los investigadores observaron a mujeres menores de 35 años, descubrieron que cada mejora de cinco puntos en la puntuación MedDiet estaba relacionada con una probabilidad aproximadamente de 2,7 veces mayor de lograr un embarazo exitoso y un nacimiento exitoso. En general, 229 mujeres (93,9 %) tuvieron al menos un embrión transferido a sus úteros;, 138 (56 %) tuvieron una implantación exitosa, 104 (42,6 %) lograron un embarazo clínico (uno que puede ser confirmado por ultrasonido) y 99 (40,5 %) dieron a luz a un bebé.

El profesor Yiannakouris, ha comentado que: “Cuando se trata de concebir un bebé, la dieta y el estilo de vida son tan importantes para los hombres como para las mujeres. El trabajo previo de nuestro grupo de investigación entre los hombres asociados a nuestro estudio ha sugerido que la adherencia a la dieta mediterránea también puede ayudar a mejorar la calidad del semen. En conjunto, estos hallazgos destacan la importancia de las influencias dietéticas y la calidad de la dieta sobre la fertilidad, y respaldan un papel favorable de la dieta mediterránea en el rendimiento de la reproducción asistida”

Los investigadores han señalado que sus hallazgos muestran que una dieta mediterránea solo está vinculada a mejores resultados en un tratamiento de fecundación in vitro y no se pueden generalizar a todas las mujeres que intentan quedarse embarazadas. Estos resultados sugieren la necesidad de realizar una investigación adicional.

FUENTE: Human Reproduction.

X